Diabetes: Sorprendentes estadísticas

Diabetes: Sorprendentes estadísticas

La diabetes (Diabetes mellitus) es una enfermedad crónica que afecta las vidas de unos 16 millones de personas en los Estados Unidos, de los cuales 5,4 millones ni siquiera saben que tienen la enfermedad. Cada día se diagnostican 2.200 nueves casos de diabetes, y se estima que cada año se identifican 780.000 casos. La enfermedad se caracteriza por la incapacidad de producir o utilizar apropiadamente insulina, y afecta a la capacidad del cuerpo de convertir azúcares, almidones y otros alimentos en energía. A largo plazo la hiperglucemia (alto nivel de azúcar en sangre) provoca daños en los ojos, corazón, pies, riñones, nervios y vasos sanguíneos.

Los síntomas de hiperglucemia pueden incluir la micción frecuente, sed excesiva, hambre extremada, pérdida inexplicable de peso, hormigueo o entumecimiento de los pies o manos, visión borrosa, fatiga, curación lenta de heridas y susceptibilidad de ciertas infecciones. Las personas que tienen alguno de estos síntomas y no se han hecho la prueba de la diabetes están corriendo un riesgo considerable y deberían ver a un médico sin demora.

Parte del control de la diabetes consiste en comprobar frecuentemente el nivel de azúcar en sangre. Pregunte a su médico con qué frecuencia debería comprobarlo, y cual debería ser su nivel de azúcar en sangre. Analizar su sangre y tratar un nivel alto de azúcar cuanto antes le ayudará a prevenir complicaciones.

El costo socioeconómico de la diabetes es enorme. Se ha estimado que cuesta 98.000 millones de dólares al año, de los cuales 44.000 millones son costos directamente de la enfermedad y 54.000 millones relacionados indirectamente. La diabetes es la sexta causa de muerte por enfermedad en los Estados Unidos, y los diabéticos tienen de dos a cuatro veces más posibilidades de padecer enfermedades del corazón o ataques.

El crecimiento de la enfermedad a nivel mundial es especialmente alarmante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que el número de nuevos casos de diabetes se doblará en los próximos 25 años de 135 millones a cerca de 300 millones. Mucho de este crecimiento tendrá lugar en países en desarrollo donde la edad, dietas poco saludables, obesidad y estilos de vida sedentarios contribuirán a la aparición de la enfermedad.

  • De acuerdo con una encuesta reciente, alrededor de 86.000 miembros inferiores se amputan anualmente debido a complicaciones de la diabetes.
  • La diabetes es la primera causa de insuficiencia renal terminal, con alrededor del 40 por ciento de nuevos casos.
  • La diabetes es la primera causa de nuevos casos de ceguera en adultos de 20 a 74 años.

Aunque no hay cura para la diabetes, hay esperanza. Con una dieta apropiada, ejercicio, cuidados médicos y cuidadosa atención en casa, una persona con diabetes puede mantener alejadas las consecuencias más serias y disfrutar de una vida larga y completa.

¿Cómo se contrae la diabetes?

Nadie sabe por qué la gente desarrolla la diabetes, pero una vez que se diagnostica, la enfermedad está presente de por vida. Es un desorden hereditario, y se conocen ciertos indicadores genéticos que aumentan el riesgo de desarrollar diabetes. La de tipo 1, antes conocida como diabetes mellitus insulin-dependiente o diabetes juvenil, afecta a de cinco a diez por ciento de los casos diagnosticados de diabetes. Este tipo aparece más frecuentemente en niños y adolescentes, y la causa la incapacidad del páncreas de producir la insulina necesaria para vivir. La de tipo 2, antes llamada diabetes mellitus no insulin-dependiente o diabetes adulta, afecta al otro 90-95 por ciento de los casos diagnosticados de diabetes, muchos de los cuales usan medicamentos orales o inyecciones de insulina para controlar la enfermedad. La gran mayoría de esas personas (el 80 por ciento o más) sufren de sobrepeso, muchos de ellos obesidad, pues la obesidad misma puede causar resistencia a la insulina.

Ciertas características conllevan un mayor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, incluyendo:

  • Historia familiar de esa enfermedad
  • Obesidad
  • Historia anterior de desarrollo de diabetes durante el embarazo
  • Tener más de 40 años
  • Ser miembro de uno de los siguientes grupos étnicos:
    • Afroamericano
    • Nativo americano
    • Latino
    • Asiático-americano
    • Nativo de las islas del Pacífico

Los afroamericanos son 1,7 veces más propensos a tener diabetes que la población general, y la enfermedad se ha diagnosticado a un 25 por ciento de afromericanos de entre 65 y 74 años.

Los hispanos son casi dos veces más propensos a desarrollar diabetes de tipo 2, que afecta al 10,6 por ciento de ese grupo de población.

Los nativos americanos corren un riesgo significativamente alto de desarrollar diabetes, y un 12,2 por ciento de la población sufre la enfermedad. En algunas tribus, hasta un 50 por ciento de sus miembros tienen diabetes.

De todos los factores de riesgo, el peso es el más importante, con más de un 80 por ciento de diabéticos clasificados como con sobrepeso.

El papel de su médico podiatra

Al ser la diabetes una enfermedad sistémica que afecta a muchas partes diferentes del cuerpo, un tratamiento ideal requiere un enfoque en equipo. El médico podiatra, como parte integrante del equipo de tratamiento, ha registrado éxitos en la prevención de amputaciones. La clave de la prevención de amputaciones en diabéticos es el reconocimiento temprano y la revisión regular de los pies, al menos anualmente, por un médico podiatra.

Además de estar revisiones, hay señales de peligro de las que usted debería estar al tanto, de forma que puedan ser identificadas y llevadas a la atención del médico de cabecera o del podiatra. Incluyen:

  • Cambios de color de la piel
  • Subida de la temperatura de la piel
  • Hinchazón del pie o tobillo
  • Dolor en las piernas
  • Llagas en los pies que tardan en curarse
  • Uñeros y hongos en las uñas de los pies
  • Callos y durezas sangrantes
  • Grietas duras en la piel, especialmente alrededor del talón

Cura de las heridas

La ulceración es común en el pie diabético, y debería tratarse cuidadosamente y ser vigilada por un podiatra para evitar amputaciones. Calzado inapropiado, o algo tan trivial como la costura de un calcetín, puede producir una herida que no advierte alguien cuya sensibilidad en la piel ha disminuido. Sin tratamiento, tales úlceras pueden infectarse rápidamente y llevar a consecuencias más serias. Su médico podiatra sabe cómo tratar y prevenir estas heridas y puede ser un factor importante para mantener sus pies sanos y fuertes. Son novedad en la ciencia de la curación de heridas notables productos que tienen el aspecto y el tacto de la piel humana. Estos productos vivos, similares a la piel, se aplican a heridas apropiadamente preparadas por el podiatra. Pruebas clínicas han mostrado una impresionante proporción de éxitos.

Su medico/cirujano podiatra se ha formado específica y extensamente en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de problemas en los pies. Esta formación incluye cada uno de los sistemas y estructuras, intrincadamente interrelacionados, del pie y la parte baja de la pierna, incluida la piel y los sistemas neurológico, circulatorio, y musculoesquelético, que comprende los huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, músculos y nervios.